domingo, 24 de julio de 2011

Enrique Galindo: “La felicidad se puede aprender”

Entrevista publicada en el Diario de Castilla la Mancha

"La felicidad se puede aprender”. Así de rotundo se muestra el psicólogo y colaborador del ‘Teléfono de la Esperanza’, Enrique Galindo,  quien recientemente ha ofrecido en Toledo la conferencia ‘El arte de la felicidad’, en la que defiende que éste se basa “en un principio muy sencillo, y es que si uno puede ser como es la gente feliz, también podrá ser feliz”. Para ello, es necesario “ver cómo consideramos a la gente que es feliz, ver qué rasgos tienen y, a partir de ahí, podemos imitarlos y aprender la felicidad”.

Para desarrollar su teoría, el psicólogo se basa en las teorías ‘Get Happy’ de Michael Fordyce, quien ha establecido los 14 parámetros que definen a la gente feliz. No obstante, para quien lo pueda pensar, en estos 14 puntos no está “ni el éxito, ni el dinero, ni la salud, ni la clase social, ni siquiera en los factores genéticos o el status ocupacional”.

Al contrario, el psicólogo considera que la felicidad “no es algo concreto de alcanzar, es una actitud ante la vida”. De hecho, lo compara con el “Camino de Santiago, que no consiste en llegar hasta el Apóstol, sino en realizar el camino en sí”.

LOS 14 PASOS HACIA LA FELICIDAD

Así, es comprensible que el primero de estos 14 rasgos comunes de la gente feliz sea, “ser activo, permanecer ocupado”. Y es que, “una persona es más feliz si es activa, que pasiva”. Es más, considera que “las actividades que nos hacen más felices suelen ser agradables, excitantes o con un gran esfuerzo físico, por ejemplo, es más feliz el que juega al fútbol, que quien ve el fútbol”. Además, añade que las actividades significativas son más gratificantes que las triviales, al igual que las gratuitas, que se puedan practicar en cualquier momento.

Casi en consonancia con el punto anterior, Enrique Galindo afirma que otra fuente de felicidad viene al dedicar “más tiempo a la vida social, ya sea a nivel formal, con amigos y gente cercana, que informal, en una asociación”.

Otro elemento que influye en la felicidad de una persona es el trabajo. Y es que, “tener un trabajo satisfactorio y productivo”, siempre es mejor, “de ahí la importancia de la elección de los estudios”. En este sentido, el psicólogo asevera que es aconsejable “adecuar las aspiraciones y expectativas de una forma realista, y no pretender ser famoso o astronauta, sino algo alcanzable”.

Por otro lado, según confirma, “la persona feliz trata de no agobiarse, por lo que no piensa en el pasado ni en el futuro, sino en el aquí y ahora”. A ello ayuda tener un pensamiento positivo, y “ver las cosas buenas, en vez de las negativas, como definen los chinos la palabra ‘crisis’: todo peligro tiene una oportunidad”. No obstante, este punto, confiesa Enrique Galindo, puede ser complicado de aplicar, debido a que “la sociedad española nos enseña a centrarnos en lo negativo”.

‘CONÓCETE A TI MISMO’

A la hora de ser feliz, afirma el psicólogo, es imprescindible buscar una “personalidad sana y atractiva”. Por tal motivo, “tenemos que amarnos, conocernos, aceptarnos y ayudarnos, pensar en un poco en nosotros mismos y ayudarnos”. Además, es importante “tratar de ser uno mismo, no imitar a los demás” y, si no se consigue, pedir ayuda, ya sea “a los que nos rodean, ya sea a un profesional, que no hace falta estar loco para ir a un psicólogo”.

Por último, Enrique Galindo apunta a dos elementos clave para ser feliz. Uno de ellos es saber dividir los problemas, para afrontarlos de uno en uno, que resulta más sencillo. El siguiente, es tan simple como complicado y consiste en “saber apreciar la felicidad cuando se tiene”.

Una felicidad que alcanza, con diferencia, su máximo esplendor con “las relaciones íntimas”, comenta el psicólogo. Y es que, “matrimonios, parejas, noviazgos… son muy importantes en las vidas de las personas”.