martes, 6 de enero de 2009

PARABOLA DE LA EDUCACION


Iba un hombre caminando por el desierto cuando oyó una voz que le dijo:
- Coge del suelo los guijarros que quieras,ponlos en tu bolsillo y mañana te sentirás,a la
vez,triste y contento.
Aquel hombre obedeció.Se inclinó,recogió un puñado de guijarros y se los metió en el bolsillo.
A la mañana siguiente vio que los guijarros se habían convertido en diamantes,rubíes y esmeraldas.Y se sintió feliz y triste.Feliz. por haber cogido guijarros;triste,por no haber cogido más.

2 comentarios:

teo dijo...

Aquí dejo este pequeño cuento,ahora que comenzamos el año y los estudiantes retoman el curso,para que seamos conscientes de lo importante que es la educación para nuestro futuro como personas.Este es el gran regalo de Reyes,que han puesto en nuestras manos y,a veces,no sabemos aprovechar.

KUENTERO dijo...

CUENTO SOBRE LA FELICIDAD

En cierta ocasión se reunieron todos los Dioses y decidieron crear al hombre y a la mujer;planearon hacerlo a su imagen y semejanza.
Entonces uno de ellos dijo:Esperen,si los vamos a hacer a nuestra imagen y semejanza,van a tener un cuerpo igual al nuestro,fuerza e inteligencia igual a la nuestra,debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros,de no ser así,estaremos creando nuevos dioses.Debemos quitarles algo,pero,¿qué les quitamos?
Despues de mucho pensar uno de ellos dijo:Ya sé,vamos a quitarles la felicidad,pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la encuentren jamás.
Propuso el primero:vamos a esconderla en la cima de la montaña más alta del mundo.
A lo que inmediatamente repuso otro:No,recuerda que les dimos fuerza,alguna vez alguien puede subir y encontrarla,y si la encuentra uno,ya todos sabrán dónde está.
Luego propuso otro:Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar,y otro contestó:no,recuerda que les dimos inteligencia,alguna vez alguien va a construir una esquina por la que pueda entrar y bajar y entonces la encontrará.
Uno más dijo:escondámosla en un planeta lejos de la Tierra.
Y le dijeron:No,recuerda que les dimos inteligencia ,y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir,y entonces todos tendrán felicidad y serán iguales a nosotros.
El último de ellos,era un Dios que había permanecido en silencio,escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás dioses,analizó en silencio cada una de ellas y entonces rompió el silencio y dijo: Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren.
Todos se dieron la vuelta,asombrados,y preguntaron:¿Dónde?
La esconderemos dentro de ellos mismos,estarán tan ocupados buscándola fuera,que nunca la encontrarán.Todos estuvieron de acuerdo,y desde entonces ha sido así,el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la tiene consigo.